LA ALBAHACA

Esta hierba aromática es muy utilizada en la cocina y para ahuyentar insectos. Se planta entre mayo y agosto. Prefiere un terreno templado, soleado y resguardado. No le conviene ni el viento ni las heladas. Pueden alcanzar hasta 45 cm de alto. Humedad constante sin encharcamientos. Es vulnerable a los caracoles por lo que hay que vigilar su estado.